Disfruta de las vacaciones con un viaje inolvidable

agencia de viajes el ingenio
12 Dic, 2018

    Latitud 36 Norte te aconseja sobre la planificación adecuada para tu viaje

    Los viajes en Navidad son espe­ciales. Algunos se planifican con mucha antelación: son esas va­caciones que quizá no pudimos disfrutar en verano. Otros son el regreso a casa y el reencuentro con la familia. Y también están esas ofertas de última hora que encajan con unos días libres que hemos cogido. Sea cual sea la motivación, todos tienen algo en común: colas en el aeropuerto, equipaje de mano, controles de seguridad… La agencia Latitud 36 Norte aconseja sobre la planifica­ción para que la única preocupa­ción sea no pasarse con el turrón o llevar protección solar, según el destino escogido.

    Si hay que viajar en avión, lo primero es tener a mano la tarje­ta de embarque junto con el DNI o el pasaporte, en función del lu­gar al que se vuele. Al menos hay que llegar una hora y media antes del vuelo, siempre y cuando no se tenga que facturar equipaje. Y ojo, si el destino es norteamérica y en la tarjeta está impreso el código ‘SSSS’, es que el titular ha sido seleccionado al azar para pasar un minucioso control de seguri­dad. Es conveniente llegar al ae­ropuerto con más antelación de lo habitual y armarse de paciencia.

    Es importante tener claro lo que se puede llevar en el equipaje de mano. Los líquidos tienen que ir en envases de 100 mililitros como máximo y la suma total no puede superar el litro. Además, todos los botes hay que ponerlos juntos en una bolsa transparente y pasarla por el escáner en una bandeja. Y aunque la sed apriete, es conve­niente esperar hasta pasar el con­trol para comprar bebidas. Si se hace antes, habrá que desecharla en los contenedores habilitados.

    Los medicamentos y alimentos para bebés sí podrán ir en el equi­paje de mano, pero igualmente deben pasar por el escáner. Y el personal de seguridad podrá re­querir las recetas o informes mé­dicos que acrediten la necesidad de portar estos productos. Aunque no todo son contratiempos: la co­mida está permitida. Nunca sobra llevar algo para picar.

    Pero eso sí: hay que tener es­pecial cuidado con los objetos metálicos y evitar los que no sean imprescindibles porque crean di­laciones. En cuanto a las llaves, monedas y similares, van en una bandeja directos al escáner. To­dos estos consejos se resumen en uno: colaborar con el personal de seguridad prestando atención y cumpliendo sus indicaciones.

    Y un último apunte: cuanto más sencilla sea la vestimenta del via­jero, mejor. En el control de segu­ridad habrá que desprenderse de botas, gorras, sombreros y abri­gos. Ojo con perder el avión. Su­perado esto, ya sólo queda revisar los monitores para confirmar la hora del vuelo y la puerta de em­barque. Las merecidas vacaciones de Navidad están a punto de co­menzar.

    «
    »