Tips para que el cambio de armario no tenga sorpresas

14 Jul, 2020

    Con el cambio de temporada, es recomendable conservar la ropa adecuadamente, para que cuando vuelvas a utilizarla, no te la encuentres con sorpresas tan desagradables como manchas, malos olores o humedad.

    Por ello, te dejamos una simple rutina, pero efectiva, para que el cambio de armario sea fructífero y no una tarea en vano.

    Cómo preparar la ropa para guardarla

    Preparar bien la ropa antes de almacenarla, es esencial si queremos queremos mantenerla como nueva durante más tiempo. Para ello:

    1. Lava la ropa siempre. Este paso es muy importante, ya que al no guardarla limpia, puede originar manchas resistentes. Es imprescindible no utilizar suavizante o lejía, ya que así evitarás olores desagradables.

    2. No la planches. Si planchas la ropa e inmediatamente la almacenas, puedes provocar que la ropa se amarillee (sobre todo en prendas blancas) y estas se fijarán más -rígidas-.

    3. Secar bien la ropa. Asegúrate de que la ropa esté completamente seca, pues de no hacerlo, esto causará la aparición de moho y mal olor debido a la humedad.

    4. Mantas y edredones.

    • Si no tienen manchas. Podemos tener tanto las mantas y edredones unas horas al aire para que ventilen y aspirarlos antes de guardarlos.
    • En el caso de tener alguna mancha. Nos fijaremos en la etiqueta para saber cómo limpiarlos adecuadamente.

     

    ¿Dónde guardar la ropa?

    Una vez que tenemos toda la ropa bien limpia y seca, debemos elegir correctamente en qué recipiente o contenedor guardarla.

    • Cajas de cartón. Son las más aconsejables para mantener a raya la humedad, siempre y cuando elijamos un lugar de almacenaje seco y protegido.
    • Cajas armario. Son aconsejables para la ropa que no debemos doblar, como vestidos, chaquetas, trajes…
    • Cajas de plástico. Evitan que la ropa respire, por lo que no se aconseja guardarla durante más de tres meses en este tipo de cajas, pero si el lugar el que se almacenarán las cajas no está bien aislado y tiene humedad, el plástico es la mejor opción.
    • Almacenar al vacío. Te ayuda a reducir el espacio ocupado, por prendas con mucho volumen como las mantas y los edredones. Este método es adecuado para guardar la ropa durante pocos meses, ya que una larga temporada podría dañar la tela.
    • Bolsas de lino o algodón. Es aconsejable para ropa delicada, como la de bebé y sábanas, ya que las conserva y protege del polvo.
    • Papel de seda. Para las prendas delicadas, para que así respiren mejor. Es recomendable guardarlas de forma holgada, sin hacinar.

     

    Evitar olores

    Para evitar el olor a cerrado, colocaremos bolsas de lavanda entre la ropa, pero nunca en contacto directo. Recomendamos la lavanda en especial ya que es un repelente natural de insectos como las polillas. También existen unos jabones especiales para armarios, los cuales contrarrestan el olor a cerrado.

    Si aún siguiendo estos consejos no tienes tiempo o te parece demasiado lío, Next Shopping cuenta con una tintorería Presto go: especializada en limpieza, planchado y arreglo de todo tipo de prendas de vestir, edredones y alfombras con los últimos avances en sistemas de limpieza. Además, cuenta con servicio de recogida a domicilio en el Cerrado de Calderón y alrededores.

    «
    »

    Deja un comentario:

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *