Pintar tu casa: hazlo tú mismo con estos consejos

pintar casa colores
16 May, 2019

    Pintar las paredes de tu casa es una tarea sencilla que todos podemos llegar a hacer y que cambiará el aspecto de tu vivienda de forma notable. La primavera es una buena época para ello, pues el secado de la superficie es más rápido, de ahí que puedas plantearte iniciarlo en este momento. Esperamos que estos consejos te sirvan de ayuda.

    Materiales a comprar: es importante organizar bien los materiales para poder realizar nuestro trabajo de manera continua. Inicialmente, precisaremos de rodillo de 180 ó 230 mm, brocha para recortes, palo de alargue, cubo con rejilla, lija para imperfecciones, masilla, espátula, cinta de enmascarar (también llamada cinta de carrocero), un pequeño cepillo y 4 litros de pintura plástica para 4 paredes de una habitación de 15 metros cuadrados aproximadamente. Casi todo lo que necesitas lo podrás encontrar en FerryHogar, tu tienda para todo en Next.  Y lo más importante: ¡ganas de pintar!

    Preparar la habitación

    Si quieres realizar un trabajo esmerado, debes preparar la habitación de tal manera que no manches el suelo u otras superficies. El uso de cinta de enmascarar, papel periódico y plásticos pueden ayudar. Además, la cinta es conveniente para delimitar las áreas que no serán pintadas, como por ejemplo, el zócalo o rodapié, y los marcos de las puertas.

    Dejar lista la superficie

    Primero debes distinguir entre paredes que serán pintadas por primera vez y paredes con manos previas de pintura. Esta diferencia es importante para saber el tratamiento que llevará cada una de ellas.

    En paredes nuevas: antes de nada tendrás que quitarle las impurezas con una espátula grande y aplicarle una mano de sellador o “primer para paredes”, incluso antes de reparar los agujeros y grietas que tuviere. Si son de yeso, nunca lijes si no está pintado. Esto causaría que cuando pintes se resalten los rayones ocasionados por la lija y serán muy difíciles de quitar.

    En paredes con pinturas anteriores: si las capas son demasiadas, de mala calidad o hay humedad, se habrán formado ampollas de pintura (desconchados), que tendrás que quitar con una espátula.

    Seguramente existirán también manchas de hongos, humo y moho, las cuales deberías eliminar con agua y detergente si no, volverán a salir después de pintada. También es recomendable una mano de “primer”, especialmente si la pintura previa es muy antigua.

    Reparar imperfecciones

    Es hora de tapar las grietas y agujeros que pudiera haber. Con una espátula y el material correspondiente, haz el trabajo. Lija uno a uno los parches y toda la pared para que se adhiera la pintura, sólo si tiene manos de pintura anteriores. Y, por último, quita el polvo con un cepillo.

    El material para masillar puede ser yeso, enduido plástico, pasta muro o masillas especiales que, según el fabricante, pueden variar en el modo de presentación. Pero seguramente son iguales al momento de aplicarlas. Lee las instrucciones del envase, el modo de preparación y aplicación.

    La pintura a elegir y los colores

    Las pinturas para paredes son diversas, encontrarás plásticas, acrílicas o látex, vinílicas, todas a base de agua. Son las más utilizadas para interiores por su fácil aplicación y por su poco olor. El acabado puede ser opaco (mate), semi-mate (satinado o brillo de seda) y brillante (también llamado gloss). En ocasiones, se suelen utilizar esmaltes sintéticos, para lo cual es necesario tener una mayor experiencia en la aplicación de pinturas.

    Aquí es donde puedes lucirte en la elección de los colores de tu hogar. Éstos demostrarán tu personalidad o la que le desees dar a la casa. Una vez elegidos es posible comprarlos preparados o hacerlos preparar en la tienda (a través de un sistema tintométrico). Otra alternativa es prepararlos tú mismo de dos maneras: una es con el agregado de tintes o entonadores universales, y otra, es mezclando diversos colores de pintura. Sin duda, recomendamos obtener la pintura final en la tienda.

    consejos para pintar tu casa

    ¡A pintar tu casa!

    La cantidad de manos dependerá del anterior color de la pared (oscuro o claro) y de su antigüedad. Por lo general, se aplican de 2 a 3 manos hasta cubrir. Deja secar la pintura entre manos, según las indicaciones del envase. Para lograr una adecuada cobertura de la superficie, cuando se pinta con rodillo, es muy apropiado el uso de la “técnica de la W”, con la misma distribuirás la pintura homogéneamente, dejando una película más nivelada y uniforme.

    ¡Estamos seguros de que el resultado te animará a comenzar con la siguiente habitación y a que otros te sigan en estos trabajos!

    «
    »

    Deja un comentario:

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *