El vino, protagonista de los momentos en compañía

afterwork cerrado calderon
12 Dic, 2018

    Los maridajes, las temperaturas y el tipo de copa son fundamentales según la elección del caldo

    Una cena de Navidad con la fami­lia, un almuerzo con los amigos de toda la vida, la quedada con los del equipo de fútbol, el aperitivo con los compañeros de trabajo… Las inminentes Fiestas de Navi­dad consisten, en gran medida, en agradables reuniones con viandas de por medio.

     

    Y todo se cuida al más mínimo detalle: una buena carne, un pes­cado al horno, parrilladas de ver­duras, ensaladas historiadas, un aperitivo de marisco o el último dulce casero que sale digno de la mejor pastelería de la ciudad. Pero ¿y la bebida? No puede ha­ber reunión gastronómica sin vino sobre la mesa. Cada plato marida a la perfección con un buen caldo. La Denominación de Origen Má­laga y Sierras de Málaga abarca toda la variedad existente: des­de un tinto con cuerpo hasta un dulce para acompañar un postre, pasando por la frescura de un blanco, la chispa de un rosado o la robustez de un seco.

    La temperatura es clave

    Los cánones mandan. Una buena carne, la que se suele elegir para el almuerzo del día de Navidad, merece un tinto servido en copa amplia, que facilita la oxigena­ción sin dispersar los perfumes. Y ojo con la temperatura, pues no es aconsejable superar los 16 grados. El pescado, por su par­te, tiene en el blanco a su pareja ideal. Frío, a unos 6 grados, hay que beberlo en copa de tulipa para liberar de inmediato los aromas retenidos.

    Pero no todo van a ser grandes banquetes ni comilonas. Para los días sin celebraciones especiales, la mejor elección es un rosado recién sacado de la nevera, que mejora una comida basada en ver­duras o ensaladas, por ejemplo. Y si la opción es un aperitivo ligero, un seco a 8 grados puede ser un acompañante perfecto. Reserva­remos el vino dulce para el rema­te del postre, el final perfecto para una plena experiencia gastronó­mica navideña.

    Visita PX Wine & Spirits en el Cerrado de Calderón.

    «
    »

    Deja un comentario:

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *